domingo, 16 de marzo de 2008

ME PONGO NOTA

Pues no sé si ponerme un bien o un suficiente...todo dependerá del trabajo de final de trimestre.
Para la evaluación he seleccionado tres parejas de las cinco que participaron en la secuencia, las dos que faltan son, una que abandonó el proyecto pues uno de los componentes, Manuel, es muy absentista, y su pareja estaba a expensas de su asistencia a clase; y se decepcionó, dejaron de ensayar y no creí conveniente intervenir para propiciar otra pareja, pensaba que me la iba a pedir el alumno, pero me quedé esperando.
La otra son dos chicas que consideran que aún no están preparadas para hacer bien la lectura y seguían preparándola pero ésta semana Natalia y su familia se han ido "a la fresa" y tenemos pospuesto el proyecto.
Las otras son:
JUAN ANTONIO-LOLI
JA ha mejorado mucho, disfrutado con el proyecto, sobre todo con la relación con Loli, es un niño solitario, que se ha incorporado tarde al grupo, y que no es muy aceptado por el resto. No lee nada y Loli ha tenido mucha paciencia con él, su táctica ha sido memorizar las frases para ayudarse a hacerlo mejor, le ha encantado, el principal aliciente para Loli ha sido representar el cuento en la clase de su hermano Lito, que está en infantil. Es muy buena niña.
ROCIO-CHRISTIAN
Rocío es una teatrera en potencia, le encanta ensayar representando, hemos disfrutado todos con ella, le cuesta mucho trabajar la lectura, y Christian tenía que estar detrás de ella para ensayar, pero luego enseguida se le iban las ganas, así que en tres ensayos decidieron que estaban listos, al fin y al cabo, este par de "payasos" lo que tenían eran ganas de divertirse así que eso es lo que hicimos, y salió fenomenal. Les hicieron repetir más de una vez.
Rocío mejoró mucho su entonación en lecturas posteriores, seguía representando y eso le viene muy bien, silabea menos. Christian tomó por unos días el papel de instructor, que le vino estupendamente para centrarse y tomarse en serio la tarea. Su tutora dice que se ofrece más veces voluntario en clase y que ayuda a sus compañeros-as en tareas que él controla.
SARAY-MANOLO
Estos estaban todo el día de pelea, resultó que la ahijada leía mejor que el padrino, le corregía, y él no quería perder su papel, así que el camino del consenso se nos hizo un poco cuesta arriba, pero Manuel tiene la paciencia que a Saray le falta y pronto se pusieron a trabajar. Ensayaron más que nadie, la motivación de Saray se le contagió a Manuel y salió una lectura preciosa, también hubo "bises" y Manolo se esforzó mucho para no quedarse atrás.
LA PROFE
Pues ahora me toca a mí, la primera apreciación, que agradezco mucho al profe que me exigiera la planificación de esta secuencia, sin duda, le he sacado mucho más provecho que cuando la hice por intuición, creo que las sesiones las he expuesto de forma ordenada, que las explicaciones han sido claras, adaptadas a cada niño o niña, que mi actitud ha sido motivadora, y que en la casi totalidad de los casos he sabido atraer su interés. Tanto es así que tengo enfadados a los que no han participado del proyecto.
A día de hoy ya sé que se me acaba la sustitución en el centro, así que a mi pena por no estar ya con mis niños-as y compañeros-as; tengo que sumar además, la de no haber podido cumplir la promesa de hacer el "Juego de Padrinos-madrinas" con el resto. De verdad que lo siento. No sabéis la alegría que me dio cuando al recoger el cuestionario de evaluación, los que no habían participado reclamaban. Madre mía ¡tenían interés en leer! y yo no podía facilitárselo, no me lo voy a perdonar.
Buenoooo, lágrimas a un lado, creo que habría que haber mejorado una cosa, los ensayos tendrían que planificarse con anterioridad, un día y a una hora fijos, sin que queden al albedrío del personal. Y otra más importante, tendría también que haber hecho una sesión previa de lectura conjunta, para que los niños de sexto, comprendieran la importancia y la necesidad de su ayuda que tenían los de compensatoria. Les supe transmitir lo importante de motivar a los de infantil, pero me quedé corta en transmitir la necesidad que de los de compensatoria tenían de su ayuda para mejorar la lectura y las relaciones de amistad.
Pues eso, al final me pongo un Bien, por el esfuerzo, la buena letra, lo educada, y lo poco que falto al cole.
Gracias.

2 comentarios:

Ana Carmen dijo...

Lo cierto es que cuando hacemos las cosas con co-razón y a fondo, siempre nos damos cuenta de que nos falta tiempo. Eso siempre suele pasar con lo que nsotros mismos "cocinamos" ¿ por qué no pasa igual cuando simplemente "seguimos un texto"?... lo que se hace con cariño se cocina a fuego lento... Nos vemos pasado mañana...

Cristina dijo...

Tempus fugit...simpre igual.Cuando por fin estamos donde pretendemos suena el timbre. De todos modos, lo bueno es que algo siempre se consigue. Ana carmen, tu frase me recuerda a Como Agua Para Chocolate!